De hecho, la investigación sugiere que algunos de estos sonidos son comprensibles para los demás perros, por lo que les servirían para comunicarse entre ellos y quedaría descartada la vieja teoría de que los perros sólo aprendieron a ladrar para imitar el lenguaje de las personas.

Advertisements